Buscar

El consumidor español prioriza más el precio y va menos a la tienda por el Covid

La pandemia ha traído nuevos hábitos y rutinas de consumo que amenazan con quedarse una vez quede atrás de forma definitiva. Pero también ha minado el ánimo de un consumidor que no ve un horizonte cercano de recuperación, algo que también incidirá de manera directa en sus decisiones de compra.

Así lo muestran los resultados del informe Future Consumer Index, deconstruyendo al consumidor en un entorno posvacuna, elaborado por EY. Estos revelan que en los primeros meses de este año la incertidumbre que rodea al final de la pandemia y a la situación económica que esta deja ha reforzado una característica del consumidor español: su foco prioritario en el factor precio como elemento de decisión a la hora de hacer compras. El 64% de los encuestados por EY para la elaboración del informe lo citan como el elemento más importante, nueve puntos más del porcentaje de la edición anterior del mismo informe.

De hecho, es una prioridad mayor en España que en otros países del entorno, como Francia, donde es el factor preponderante en el 41% de los casos; Alemania, con un 38%, o Reino Unido, con un 49%. Solo Italia se acerca con un 61%.

“La economía española necesita un consumidor dispuesto a volver a su rutina y a recuperar sus niveles de gasto, y ello parece que no llegará hasta que el proceso de vacunación coja impulso y la mayoría de la población esté inmunizada”, analiza Javier Vello, socio responsable del sector distribución y bienes de consumo de EY. “Las cifras muestran un consumidor más precavido y ahorrador”, dice por su parte David Samu, socio responsable de EY-Parthenon, la rama de consultoría estratégica de EY.

Menos lujo

Las siguientes prioridades son la calidad de los productos y los beneficios para su salud, mientras que pierde peso el lujo: un 44% de los encuestados reconoce que es un factor menos importante que antes de la pandemia.

Esta también es una de las categorías en las que más ha caído el gasto de los consumidores. El 61% reconoce haberlo reducido. Se llevan la palma las actividades fuera del hogar, con un 77% de los encuestados constatando un menor gasto, seguido de las vacaciones, la suscripción a gimnasios y la compra de ropa y calzado.

Los que más se incrementan, por contra, son los artículos de limpieza e higiene del hogar, los servicios de entrega a domicilio de la compra y la comida para llevar o reparto a casa.
También hay cambios en el modo de compra: el 60% reconoce que va menos a la tienda física, nueve puntos más que en el anterior informe. Por contra, el canal online crece en todas las categorías de producto como canal de compra. “Nos enfrentamos a un nuevo paradigma en el que el consumidor no solo ha aumentado el consumo en casa, sino que está empezando a construir su estilo de vida en torno a su hogar”, dice Javier Vello.

Mientras, la confianza en la recuperación es lejana. El 54% de los consultados cree que la recuperación se extenderá más allá de 2021, y el 42% considera que no llegará, por lo menos, en un plazo de dos años.

LAS VACACIONES, LA PRIORIDAD CUANDO PASE LA PANDEMIA

Previsión. El gasto en vacaciones ha sido una de las categorías en las que los consumidores reconocen haber reducido su gasto, debido a las restricciones de movilidad. Sin embargo, pensando en un escenario en el que la crisis sanitaria sea un mal recuerdo, el informe de EY revela que esta es la categoría en la que los consumidores prevén gastar más. Así lo reconoce el 54% de los consultados. En el lado contrario, un 32% dice que consumirá menos artículos de lujo, que ya es una de las categorías más desplazadas.