Buscar

Moda y electrodomésticos centran las compras en Fase 1, con buenas sensaciones del sector

El balance de las primeras jornadas de reapertura del comercio minorista en Alicante y Elche, que estrenaron la Fase 1 del desconfinamiento el pasado lunes, es positivo. La necesidad de abrir tras dos meses cerrados de los pequeños comerciantes se ha encontrado con las ganas de volver a comprar en tiendas físicas de los clientes, y los negocios vienen recibiendo un flujo constante de visitas, de momento, sin aglomeraciones.

Los artículos que lideran la demanda en los primeros días de desconfinamiento comercial son el equipamiento personal (moda, calzado, belleza) y, llamativamente, los electrodomésticos. El pasar más tiempo en casa y utilizar mucho más la cocina como consecuencia del encierro no solo se ha notado en el cambio en la cesta de la compra en los supemercados, sino también en el interés de muchos alicantinos por cambiar de electrodomésticos o incluso reformar la cocina.

Desde la federación de comerciantes Facpyme, que agrupa a 10.000 pequeños comercios de toda la provincia, destacan que "poco a poco vamos volviendo a la normalidad, aunque no están habiendo aglomeraciones". En este sentido, recuerdan que "muchos comerciantes estaban ya muy necesitados de abrir, tras dos meses sin ingresos, y la respuesta está siendo buena, aunque hay muchos que solo abren por las mañanas, o en un horario reducido".

Hay otro factor a tener en cuenta en estos primeros días. "La gente no sale de tiendas, va de compras". Es decir, que aunque se reciben muchas menos visitas que un día normal por la limitación de espacios y horarios, la mayoría de las visitas se convierten en ventas porque los clientes, en el actual contexto sanitario, acuden con la intención de adquirir un determinado producto, y no solo de 'mirar'. 

"Lo que más se está comprando estos días es equipamiento personal, moda, calzado... y electrodomésticos", señalan desde Facpyme. También, curiosamente, han notado una rápida recuperación de clientes en establecimientos dedicados a la venta de muebles o a las reformas, especialmente en lo que se refiere a las cocinas. Las "buenas sensaciones" que transmite Facypme se extienden a casi todas las zonas de la capital, según trasladan sus asociados, y al resto de la provincia. "Todas las asociaciones locales y comarcales nos han transmitido que están funcionando con normalidad", explican desde la federación.

Cómodos en la Fase 1

Aunque la Fase 1 permite la reapertura de los comercios con bastantes restricciones, los comerciantes están cómodos en este atisbo de 'nueva normalidad' que acaban de estrenar. Tras conocer la decisión de la Conselleria de Sanidad de no pedir aún el paso a la Fase 2 de la Comunitat Valenciana, Facpyme considera que "es oportuno esperar por precaución, no queramos correr demasiado y luego nos toque volver atrás". Cabe recordar que, en la Fase 2 que ahora llegará como pronto el 1 de junio, podrán abrir los centros comerciales que en estos momentos (salvo para comercios esenciales como alimentación o farmacia) están cerrados.

En ese sentido, esa es precisamente otra de la ventajas del pequeño comercio que ya está abierto en la Fase 1, la ausencia de competencia con el cierre de las grandes superficies. Algo que transmiten desde la Asociación de Empresas de Servicios de Elche y Comarca (Aesec) o la Asociación de Comercios Universidad Nuevo Altabix de Elche, desde la que comentan que "es su momento", en referencia a esos establecimientos, por esa ausencia de competencia. De nuevo la sensación es que uno de los productos que más está incrementando su venta es el de moda, con los cambios de tallas tanto de niños como de adultos por la dieta durante el confinamiento. 

"Parece que hay cierto optimismo", relatan desde Aesec, al señalar que las compras están yendo a buen ritmo, "aunque los números todavía no son los que tienen que ser para cubrir los meses, ahora se enfrentan a los pagos aplazados con proveedores que tienen que afrontar". También se están encontrando casos de asociados que tienen mercancía que pidieron y que ahora tienen que devolver, como la ropa de entretiempo o algunos artículos de primavera. Otros factores son que al haber menos vida social a los que acudir, "no hace falta tanto vestuario", y de momento las comuniones —temporadas donde más caja se hace— para septiembre aún quedan lejos. Con todo, se está vendiendo ropa y calzado a buen ritmo, "se están aprovechando rebajas y descuentos con promociones interesantes", relatan, al tiempo que hacen un llamamiento para que la gente de Elche y comarca apoye al comercio local con el consumo. 

Por otra parte, otros establecimientos no tan tradicionales o de temporada que están notando ventas son los vinculados a la tecnología, relatan desde la Asociación de Comercios Universidad Nuevo Altabix, "muchos han salvado los muebles por la venta online", y relatan que ahora están sacando punta a la situación comercios de publicidad para impulsar logos y campañas de otros establecimientos, así como tiendas de informática o tiendas de alimentación con comida para llevar, "en algunas vemos que ya están pidiendo gente para trabajar", relatan. Eso sí, en muchos de los comercios ya abiertos las plantillas aún están al mínimo, "en algunos casos con el jefe y alguien más", matizan desde Aesec. 

Peluquerías con plantilla completa y terrazas a rebosar

Eso sí, si hay un par de segmentos que están ahora en pleno auge son las peluquerías, como señalan desde ambos colectivos, lo cual ya se demostró con las rápidas solicitudes apenas se anunció la Fase 0, y que ahora incluso están recuperando a sus plantilla de los ERTE. "Muchas ya están prácticamente al 100%", indican. Y apuntan que es fundamental la sensación de seguridad y limpieza en peluquerías y bares, puesto que pueden ser claves para que el cliente siga yendo dada la situación.

Precisamente sobre los bares y la restauración, aunque desde Aesec apuntan que las terrazas "son insuficientes para cubrir costes", con la ampliación municipal que se permite a estas algo se está salvando. De hecho, desde la apertura del lunes muchas están hasta arriba, y ahí se nota que "mucha gente estaba con ganas de consumir", como apuntan y se ha visto en apenas unos días; distancia entre las mesas pero bastante aforo. Y en cualquier caso, el tema va por barrios según la posibilidad de expandir la terraza. 

Eso sí, para los restaurantes el panorama es otro, ya que al no poder abrir hasta la Fase 2, siguen esperando, y desde Aesec advierten que "luego tienen que recoger a bastante gente del ERTE" debido al acuerdo del Gobierno con agentes sociales que estimaron "perjudicial" al considerar que "en ningún caso cubre las expectativas que los empresarios y comerciantes necesitan. Se tiene que pagar seguro social de las personas que no han llamado del ERTE aún", por lo que creen que puede haber bastantes cierres o que algunos ni abran. Puede que con la apertura interior del 50% en aquellos establecimientos grandes y con terraza si la hay aguanten, aunque en definitiva, a pesar del optimismo de estos días por el comercio y terrazas, en cuanto a restauración, "que no pasemos a la Fase 2 va a ser problemático", zanjan.