Buscar

Los comerciantes reivindican una campaña de decomisos a manteros.

«¿Eso son los GOE de antes?». Desde la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico y el Ensanche tienen la sensación de que la Policía Local ha rectificado dos años después la eliminación de la unidad policial que patrullaba en las zonas céntricas y los mercadillos, los agentes encargados de controlar y erradicar la venta ilegal, es decir, los manteros.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, anunció este martes la remodelación del Cuerpo, una iniciativa adelantada con motivo de la jubilación de 340 funcionarios este año y el próximo. Además de la pérdida de la Unidad 8, que se repartirá entre la cuarta y la quinta, la otra novedad pasa por la ampliación de la Unidad UCO a un horario diurno para trabajar en el rastro, los mercadillos y las zonas céntricas.

Constará de 40 agentes repartidos en dos turnos y también reforzarán el servicio de fin de semana. Fuentes de la asociación indicaron que la primera medida a tomar debe ser sólo una: «decomisos y más decomisos, sin parar, es la única solución porque los manteros no pagan nunca las multas», indicaron.

La Federación de Vecinos pide que el nuevo modelo del Cuerpo refuerce a los policías de barrio

La venta ilegal se produce más al mediodía y a partir de las siete y media de la tarde. «Aprovechan las horas en las que hay menos agentes y cuando están a punto de cerrar las tiendas, pero todavía hay mucho público en las calles», aseguraron. El eje formado por Ribera, Ruzafa y Convento Santa Clara es uno de los lugares predilectos, junto con la plaza de la Reina y la plaza Lope de Vega, entre otros. También se instalan con frecuencia en la calle Juan de Austria y la plaza los Pinazo.

Los comerciantes plantearon la reforma de un edificio municipal en la calle de la Sangre. «Sería un buen lugar para almacenar decomisos en la planta baja, así no tendrían que ir cada vez al almacén de la avenida del Cid». La propuesta ya fue lanzada las pasadas Fallas, entonces sin éxito. «El refuerzo los fines de semana también es otra de las cosas que pedimos hace tiempo».

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, señaló que en la reestructuración no deben perderse de vista los barrios. «La policía de barrio es un sistema que funciona muy bien y no debe reducirse el número de agentes», comentó. En cuanto a los comerciantes de los mercadillos, el presidente de la asociación mayoritaria, José Vicente Domínguez, destacó que en las unidades de distrito 5 y 6 «se trabaja muy bien, todos deberían seguir ese modelo», citando como ejemplo los últimos decomisos en el rastro.

Destacó que desde la desaparición de la Unidad GOE hace dos años «la venta ilegal se ha disparado, sólo hay que darse una vuelta por los mercadillos». Los vendedores colocan cajas de cartón, sillas y hasta algunas estructuras metálicas en los pasillos para evitar la ocupación. «Es inútil porque acaban cegando todas los accesos de los mercadillos», dijo.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés dijo por su parte que el edil Cano «vende un cambio sobre el papel que choca con la realidad de los números de la plantilla. Los cambios en teoría podrían ayudar a mejorar la convivencia y a incrementar la seguridad de las personas que pagan sus impuestos y ven como en la puerta de sus comercios se hace actividades fraudulentas, pero al final de 2020 habrán 94 policías menos que hoy».